Historia de un hombre bueno

Hubo un tiempo en que su madre le bañaba y le daba de comer, lo abrazaba y lo amaba. Creció, como todos los niños lo hacen, pasó por la escuela y hasta por la universidad. Estudió, se convirtió en profesor, conoció y se casó con su amor, se convirtió en un padre, en un buen hombre, responsable y familiar, hasta que se disparó en la boca.

2 comentarios:

Julito Chés dijo...

Dicen que el objetivo de cualquier filosofía es conocer el sentido de la vida tan profundamente como para saber que decirle al caballero antes de empuñar el arma y evitar que dispare.
Lamentablemente en este caso o falló la comunicación o es que los filósofos siguen sin saber exactamente nada apropiado para la ocasión.

Mery Fashe dijo...

...y despertó

Publicar un comentario