Plagios

La gente que anda por ahí copiando y pegando las publicaciones de otros realmente me dan lástima. La gente que anda por ahí copiando y pegando las publicaciones de otros realmente me dan lástima. La gente que anda por ahí copiando y pegando las publicaciones de otros realmente me dan lástima. La gente que anda por ahí copiando y pegando las publicaciones de otros realmente me dan lástima. La gente que anda por ahí copiando y pegando las publicaciones de otros realmente me dan lástima. La gente que anda por ahí copiando y pegando las publicaciones de otros realmente me dan lástima...

Villancicos

Los niños que han venido a cantar villancicos llevan una hora aporreando la puerta.
Pero no los dejaré salir.

Karma

Y dijo el karma: amarás a quien no te ame por no haber amado a quien te amó.

Como de Costumbre

Lanzó con el pie el edredón al suelo y dejó que el frescor mañanero le sacudiera la modorra. Aún no había salido el sol. En el despertador sonaba la emisora de todas las mañanas. Su mujer comenzó a desperezarse, así que él se puso en pie y rápidamente y, mientras bostezaba, atravesó la pared. No se acostumbraba a estar muerto.

Microcuento seleccionado y publicado en "La parca de Venus y otros cuentos"
CERTAMEN DE MICROCUENTOS FANTASTICS12
Editorial:CREAMOS TALENTOS LITERARIOS
ISBN:9788494001260

Cuento de Santa Claus

El niño se había quedado despierto toda la noche esperando a Santa Claus. Por fin, el hombre de rojo cayó por la chimenea. ¡Santa! exclamó el pequeño. "Lo siento chico", suspiró Santa, sacando un revólver de su bolsillo, "pero ahora que me has visto, voy a tener que matarte."

La venganza de Esteban

Publicado en Castelló al mes, diciembre de 2013.
Esteban Hernández murió a los 82 años de edad, sólo doce semanas después de casarse con Consuelo Blanco, de 24 primaveras, dejando a su nueva esposa, actual viuda, más de un millón de euros en herencia, producto del trabajo de toda su vida como zapatero. He de aclarar que comenzó como zapatero, siguió vendiendo zapatos y acabó teniendo una cadena de tiendas, fruto, como decía, del trabajo de toda su vida, y de un pellizco obtenido en la lotería de navidad, lo que demuestra una vez que nadie se hace rico trabajando. Pero eso es otra historia.
Esteban Hernández y Consuelo Blanco se habían conocido sólo dos semanas antes de la boda, cuando ella, que entonces era medianamente famosa en el mundo del espectáculo (sector striptease, especialidad barra americana)  por su nombre artístico, Sue Blanche, tropezó mientras transitaba voluptuosa por la pasarela de moda de un desfile benéfico, a favor de las mujeres perjudicadas por negligencias médicas en operaciones de aumento de pecho. Vestida sólo con la ropa interior de la diseñadora Carla Rouge, perteneciente a su nueva colección burlesque, el rompimiento del tacón de aguja de uno de sus zapatos marca Hernández (razón por la cual el anciano Esteban tenía un asiento preferente) la lanzó de cabeza a la entrepierna del zapatero.
Puede que Esteban Hernández viera en lo curioso del encuentro, y la postura, una promesa de goce futuro, o que Sue Blanche lo tuviera todo previsto, pero el caso es que al cabo de dos semanas, y con el original nombre de Consuelo Blanco recuperado, ambos contraían matrimonio en el salón de plenos municipal.
Los conocidos de Consuelo intuyeron que ésta había obviado la diferencia de edad por el interés de la cuenta corriente de Esteban. Los conocidos de Esteban también lo sospecharon, pero callaron pues era el hombre un señor taciturno, de genio irascible, maleducado, rencoroso y vengativo en extremo, un ogro inaguantable, vamos, razones por la que pensaron que si Consuelo lo soportaba, bien tenía ganada su pensión.
Poco tuvo que aguantar Consuelo puesto que, como ya he anunciado al principio de este relato, Esteban murió una docena de semanas después.
En el camino hacia el cementerio, y detenida la comitiva en un cruce antes de acceder al camposanto, el coche fúnebre fue violentamente embestido por detrás por una camioneta azul. No diré nada del causante del accidente pues fue ya investigado por la Guardia Civil, y multado por su imprudencia, sin que su intervención en esta historia tenga más importancia. Lo que sí es relevante es que el féretro que albergaba a Esteban Hernández no había sido asegurado correctamente y salió volando hacia adelante a consecuencia de la violencia del choque, golpeando a la hermosa Consuela en la parte posterior de la cabeza, y matándola irresoluble e instantáneamente.
La investigación policial posterior reveló que no era la vejez la que había matado al señor Hernández, sino una acumulación de arsénico en sangre que alcanzaba niveles fatales, producida por un envenenamiento paulatino durante doce semanas. Indagaciones posteriores descubrieron una colección de botellas de arsénico en el basurero de la residencia de los Hernández, con las huellas dactilares de la viuda fallecida.
El comisario Gómez llegó a la conclusión obvia de que Esteban Hernández, haciendo honor a su fama de hombre extremadamente rencoroso, no había perdonado a Consuelo Blanco y se había vengado de su mujer volviendo de ultratumba y matando a su propia asesina. Y es que de cada cual hay que esperar justo lo que todos esperan.

Aforismo del gordo de navidad

La tristeza puede llorarse, pero la impaciencia de la alegría no es fácil de conjurar.

Suicidio

El suicidio más acostumbrado en nuestro tiempo, es pegarse un balazo en el alma.

Jimmy McNulty

Jimmy McNulty tiene una frase fabulosa: Pueden masticarte, pero tendrán que escupirte.

Navidad

Yo prefiero el sexo a la navidad. Al fin y al cabo, navidades hay todos los años.

En el avión


Cuando en el avión se escucha: Buenos días, soy el comandante Martínez, volaremos a nueve mil pies... y todo eso, siempre pienso que por educación deberíamos levantarnos todos los pasajeros por turnos y, por una cuestión de buena educación, contestarle: Buenos días, les habla el pasajero Feliu, y estoy listo para volar desde hace cuatro horas, y me están entrando ganas de darle nueve mil patadas a alguien.

Inicio de un debate abierto sobre el arte contemporáneo.

Admiramos a los artistas que crean más por la necesidad de sentir y contemplar algo, y menos por una necesidad de crear algo. Al fin y al cabo, ¿por qué crear? No por el deseo de que la gente piense que eres listo, ni siquiera que eres buen artista. Crear por deseo de acabar con la soledad, crear como divertimento vital. Las obras de arte disminuyen la soledad de la gente sólo si la hacen pensar.
Se dice que en las inauguraciones de exposiciones siempre te encuentras a las mismas personas, y en gran medida es cierto. Es algo que debería cambiar si fuéramos conscientes de la utilidad del arte para la madurez general de la persona. Si la meta antropológica es la presencia de sociedades de individuos equilibrados, la experiencia artística debiera contribuir a lograrlo, estimulando a pensar, a ejercitar aspectos de la corporalidad, a generar y disfrutar con emociones individuales y sociales a la vez. Desde el punto de análisis de la actividad neuronal, la creatividad es un factor de reforzamiento de la salud. Actividad neuronal es salud neuronal. Cuidemos nuestra salud.
Entre tanta producción artística, lejos de catalogar y poner límites basados en la capacidad técnica, el virtuosismo o cualquier otra regla seudo-objetiva, nos interesa especialmente aquello con lo que te acercas a la creatividad y el ingenio. Creemos que lo blanco o lo terriblemente negro del principio de la creación artística, lo vacío e indeterminado, lo inicial, el punto de partida, lo meramente potencial, el silencio y la distancia deben incitar la creatividad. Creemos que el horizonte inabarcable no provoca vértigos, sino que fustiga al artista.
Queremos arte para enseñar que el infinito es hermano del azar, y que los dos miden nuestra ignorancia acerca del funcionamiento del mundo. Queremos obras de arte que reduzcan nuestro analfabetismo cósmico y humano, diluyan nuestro tedio, nos mantengan en conversación con otros seres humanos.
Creemos en la disrupción de lo artístico y lo visual. Incorporar al arte algo más, algo que entre por los ojos, y que complete sin desequilibrar el mensaje de la obra. Queremos obras de arte en las que el demonio haya tocado a las puertas de La Torre de Cristal.
Queremos espectadores atentos a lo desconocido que llama a su puerta. Queremos obras de arte que nos hagan soñar. Es tan simple como soñar sabiendo que los sueños no son una ciencia exacta.
Defendemos el arte como ingenio inteligente que nos enseñe a vivir jugando, a conseguir la libertad. Inteligente, hemos dicho bien, pues el arte debe ser el cauce de la rebelión de la inteligencia que quiere dejar de ser seria para huir de la servidumbre de la lógica, del sentido común. La inteligencia al hacerse ingeniosa se vuelve lista. Decía Sartre que cuando se es serio el objeto domina al sujeto. El serio no tiene conciencia de su libertad; el hombre que juega es libre. El jugador establece las reglas del juego, se libera de las leyes, esfuma la pesadumbre del tiempo.
Huimos de los movimientos artísticos que supusieron un cambio pero no un movimiento sísmico. Huimos antes que nos succionen, que nos lastren con su gravedad. No queremos ser espectadores, queremos jugar, no ver como otros juegan.
Anhelamos artistas modernos, investidos de dignidad profética, predicadores de la muerte del maestro, creadores de vacíos, liberadores de vocación, transfiguradores de lo minúsculo, conseguidores de grandes efectos con elementos pobres que muestran así claramente su poder creador, desdeñosos de la realidad, los sentimientos y las técnicas porque son opresores en potencia.
Pero no se trata únicamente de sorprender. Cuando la única norma es provocar sorpresa tanto vale lo trepidante como lo aburrido, en la inacabable búsqueda de lo gratuito, de los antiartístico, lo irritante y lo provocativo. Se trata de dar participación al espectador en el juego, por eso no queremos ser meros espectadores. El arte se convierte en juego de la mano del ingenio, lo cual es muy frívolo. Ahora bien, con ello se pretende fortalecer la libertad y eso es muy serio.
Evidentemente, la defensa de este tipo de arte desemboca irremediablemente en la ambigüedad, casi como una categoría estética, porque todo es equívoco, y en que se considere artista todo aquel que el público admita como tal, dado que el fin último de arte no es crear belleza sino libertad.
Quizá en algún momento lleguemos a una utopía de ingenios con artistas libres en un ambiente tolerante, en el que los espectadores, liberados por la desligación de la influencia de todo, se dispongan a probarlo todo. Un momento en que se haya abolido lo trágico y el hombre se haya liberado de casi todos los valores, de las ideologías políticas, de las creencias religiosas y los sistemas filosóficos (que se han vuelto demasiado pesados y nos abruman con sus pretensiones de verdad). Un momento en el que ya no haya que hacerse ilusiones sino vivirlas.
Y entonces caeremos en la cuenta de que si antes no éramos libres, al actuar espontáneamente tampoco lo somos porque la espontaneidad no es más que el determinismo de la naturaleza, y sabremos que de todos modos estamos condenados a ser esclavizadamente libres.
Mientras tanto, divirtámonos.

Religiones

En el fondo me encanta que haya religiones, sin ellas el pecado no sería viable.

Para ladrones

Cuando te vayas de viaje deja en tu casa una máscara a vista, un cuchillo cebollero, un rollo de cuerda y otro de cinta americana. Igual te roban, pero seguro que el ladrón se lo piensa y al menos no se queda tranquilo.

La mujer del amigo

Estaba casado con una de las amigas más deseada del grupo de colegas de juventud. Un día uno de mis amigos me confesó que hace años había intentado conquistarla, que la llamó a su casa y le cantó canciones de amor durante media hora, y que a pesar de no haber conseguido ligar con ella, aquello había sido una de las cosas más bonitas que había hecho en su vida, razón por la cual nunca podría olvidarlo.
Yo me callé que hace años mi cuñado me contó que mi amigo había llamado a su casa y estuvo cantándole canciones de amor durante media hora. Él tampoco lo olvidaría nunca.

La decisión del presidente

-Ellos me odian.
-Sí, presidente, la mayoría del pueblo.
-Escribiré una canción.
-No presidente, pensarán que eres susceptible a los caprichos de la moda.
-Les construiré una iglesia.
-No presidente, van a pensar que te estás muriendo y esto puede dar fuerza a aquellos que desean que te vayas.
-Muy bien, voy a bajar los impuestos.
-No presidente, entonces no tendrás suficiente dinero para sobornar a sus enemigos.
-Por supuesto, sabio consejo, entonces quizá debería recorrer el país contando chistes y anécdotas humorísticas.
-Eso presidente, sería contraproducente, ya que, aunque podrían disfrutar de la distracción de tus problemas mundanos, también vislumbrarían la tristeza del payaso y esto haría que sintieran lástima por ti.
-Entonces vamos a dispararles a todos.
-Sí, presidente, eso sería útil.

Pirámides

Si aceptamos, y la mayoría de los científicos están de acuerdo en que la evidencia es concluyente, que las pirámides egipcias son las secciones superiores de los centinelas de piedra gigantes que hibernan dentro de la tierra, como se documenta con fotografías recientes de la NASA, se plantea la pregunta: ¿Están muertos o es que duermen profundo? Porque con el ruido que hemos hecho estos últimos 3000 años.

Amor, honor, dinero y gilipollez

Me dijeron que en esta vida hay que hacer las cosas por amor, por honor o por dinero. Pues bien, yo he concluido que la mayoría de las cosas las acabo haciendo por gilipollas.

Revolución

Los revolucionarios atacaban al monstruo. A machetazos cortaban sus cabezas, pero por cada cabeza cortada, nacían dos. Era un partido político.

Opinión

¡Verdaderamente es tremendo tener una opinión, y que la opinión sea errónea!

Drama

Un drama es no saber distinguir entre el fin del mundo y una resaca de orujo.

Estafa

Si alguien llama a tu puerta diciendo que están comprobando la presencia de garrapatas, debido al clima cálido excepcional de este mes, y te pide quitarte la ropa y bailar alrededor con tus brazos para arriba. NO LO HAGAS, es una estafa. Sólo quieren verte en pelotas.
Ojalá hubiera sabido esto ayer...

Yoguing

Últimamente me ha dado por hacer Yoguing. Jogging no, que es muy cansado, Yoguing, que es hacer lo del oso Yogui, comer y dormir a partes iguales. También podría llamarlo engording o colesteroling (por ejempling)

Otros mundos

Estaré ahí en diez minutos decía su mensaje. "Ok" he escrito en el teclado de mi teléfono. Dijo que quería darme algo. Era la noche de Navidad. La tarde para ser precisos. ¿Un regalo? Puede ser. Lo conocía desde hacía unos meses. Mis amigos del cole no sabían realmente quién era. El hombre misterioso lo llamaban. Sí, eso es lo que era. Me levanté de la cama y me dirigí a la parte delantera de la casa, al comedor. Tenía ventanas grandes. Podría echar un vistazo afuera desde allí. Pasé por la sala de estar en el camino: Mis papás estaban sentados en el sofá muy cerca de las ventanas, hablando, riendo. ¿A dónde vas? ¿Qué estás haciendo? ¡Adultos! Dije en voz alta en mi cabeza. ¿Por qué tantas preguntas? Yo sonreí y seguí caminando.
Miré por las ventanas de la habitación a oscuras, a la izquierda y luego la derecha. Estará aquí pronto. Seguí explorando la calle, pero aún nada. Luego, los he visto, sus ojos. De repente la luz ha inundado la habitación. Mi mamá me llama desde la puerta de la cocina "¿qué estás haciendo? "Sólo mirar fuera". Miré al otro lado de la calle, pero él no estaba. Sin embargo, pude ver las huellas de sus botas mojadas en la acera, dirigiéndose hacia la puerta trasera. Sonó el timbre. Salí disparado. Abrí la puerta lentamente. No había nadie allí. Pero había un paquete. Era una pequeña caja cuadrada envuelta en papel verde oscuro brillante con cinta plateada. "Mi regalo de Navidad", me dije con una sonrisa. Me agaché y lo recogí. "¿Quién es?", preguntó mi madre desde el otro lado de la cocina. "Nadie, ya se ha ido" le dije mientras cerraba la puerta. "Veo que te dejó un regalo, ¿por qué no lo abres?", dijo con una sonrisa. "Sí", me dije a mí mismo ", como si eso fuera a suceder. En cambio, sonreí tiernamente y dije mientras salía de la cocina "gracias mamá, pero lo abriré en mi habitación." Corrí a mi habitación, cerré la puerta detrás de mí y me senté en mi cama. Sostuve el regalo en mis manos examinándolo de cerca. Lo abrí, y para mi decepción, sólo contenía una tarjeta. Era un mapa. Pero había algo más. En la parte trasera había una nota escrita por mi amigo. "Feliz Navidad!", decía. "El regalo que te prometí te espera en el punto indicado en el mapa. No se lo digas a nadie. Debes estar allí exactamente a la medianoche." No estaba firmada. Nunca me dijo su verdadero nombre, me explicó que no importaba, porque yo no sería capaz de pronunciarlo todos modos.
En ese momento la puerta se abrió de golpe. Eran mis padres. Estaba tan concentrado en el regalo que no los escuché a caminar por el pasillo. Mi madre dijo: "¿Qué tienes?" "Es privado", le dije. "Está bien", dijo mi padre. Cuando se marcharon caí de espaldas sobre la cama, cerré los ojos, y me dormí. Me desperté de repente. 11:50. Diez minutos me dije. Todavía tengo tiempo. Puedo hacerlo. Salté y me dirigí a la ventana. Agarré mi mochila, eché el último libro de la serie de vampiros, una botella de agua, y mi iPod. Rápidamente miré alrededor de la habitación, vi a mi gato instalarse en el punto caliente que había dejado en mi cama. Ojalá pudiera llevarlo, pensé, pero sabía que no podía. Una última verificación. añadí una foto de mi familia.
Ocho minutos más tarde estaba a menos de cien metros del lugar de reunión, que resultó ser un pequeño claro en la espesura del bosque que se extendía más allá de nuestra casa. Me imaginé que era cerca de casa, pero la densidad de los bosques hacía parecer como si estuviéramos a mucha distancia. No podía oír nada, excepto mi propia respiración. El camino es difícil de seguir a menos que sepa buscar. Solía ​​pasar horas en el bosque. Fue allí donde lo conocí, hace apenas seis meses. Él siempre parecía aparecer de la nada. "Un minuto", pensé. Será mejor que me mueva rápido. Treinta segundos. Llegué al borde del claro. Cinco, cuatro, tres, dos, uno. Entré en el claro. "Hola", le dije. "Avanza hacia el centro, Elegido" Me ordenó.
Tres días después, la policía encontró mi mochila en el bosque, junto a unos círculos de tierra quemada. Me había ido para iniciar una vida en otros mundos. Para mis padres, sin embargo, la vida se detuvo para siempre.

USB

Así que te has comprado un USB. Una tera de capacidad me dices. Sí, sí, tu USB es la polla. Pues que sepas que un espermatozoide contiene 37.5 MB de información de ADN. En una eyaculación normal se transfieren 1587 GB en 3segundos. Tu pene si que es un buen USB.

Aforismo

La gente aceptará tus ideas mucho más fácil si les dices que eso mismo ya lo había dicho otro. De hecho creo que esto ya lo dijo Benjamín Franklin.

El coleccionista y el gato

Un famoso coleccionista de arte caminaba por el centro de la ciudad, cuando se dio cuenta de que un gato sarnoso estaba lamiendo un platillo de leche ante la puerta de una tienda . Como era un profesional se percató al instante de que el plato era una antigüedad muy valiosa, cerámica de Alcora, nada menos. Entró en la tienda y se ofreció a comprar el gato dos dos euros. El dueño de la tienda le respondió: "Lo siento, pero el gato no está en venta". El coleccionista dijo: "por favor, necesito un gato hambriento en casa para cazar ratones. Te pagaré veinte euros por este gato." Y el dueño dijo: "Vendido". Y le entregó el gato. El coleccionista entonces dijo: "Hombre, por los veinte euros me pregunto si podrías darme ese viejo platillo. El gato debe estar acostumbrado a él y me evitará tener que conseguir uno nuevo".Y el dueño dijo: "Lo siento amigo, pero ese es mi plato de la suerte. En lo que llevo de semana he vendido sesenta y ocho gatos."

Fábula de la rana, la serpiente y el pescador de Oklahoma

El campesino de Oklahoma fue a pescar esta mañana, pero después de un tiempo se le acabaron las lombrices. Entonces vio una serpiente con una rana en su boca. Las ranas son buen un buen cebo. Sabiendo que la serpiente no lo podía morder con la rana en su boca, la agarró justo detrás de la cabeza, le quitó la rana, y la puso en el cubo de los cebos. Ahora el dilema era cómo liberar a la serpiente sin ser mordido, así que tomó la botella de whisky y vertió un poco en la boca de la serpiente. La bicha puso los ojos en blanco, y se fue rápidamente de allí. Un poco más tarde, sintió un empujón en el pie. Era la misma serpiente con dos ranas más en su boca. La vida es buena en Oklahoma.

El vendedor de zapatillas

El comerciante se negó a venderme el par de zapatillas que quería, unas Nike altas de color turquesa y negro. Me dijo que yo era demasiado viejo y que preferiría perder una venta antes de que saliera de allí pareciendo un payaso. Yo no me lo tomé muy bien e hice algo que ahora lamento. Lo dejo a vuestra imaginación.

Colonoscopia

Mi amigo se tenía que hacer una colonoscopia. Como estaba algo nervioso lo he acompañé al gastroenterólogo, que le dio una receta para un producto que debe aplicarse previamente. Luego fuimos a comprarlo. Viene en una caja lo suficientemente grande como para contener un horno microondas. Voy a narrar a continuación y en detalle la utilización de dicho elemento, pero si usted es aprensivo y no quiere continuar leyendo, por ahora bastará con decir que nunca debemos permitir que caiga en manos de la CIA o Al-qaeda.
El día antes de la colonoscopia, fui a casa de mi amigo para ayudarle en la preparación. De acuerdo con las instrucciones del médico, no podía comer ningún alimento sólido ese día, así que preparamos un caldo de pollo de sobre, que es básicamente agua, sólo que con menos sabor. Luego, por la tarde, abrimos la caja misteriosa. Mezclamos dos paquetes de polvo según el prospecto, en un recipiente de plástico de un litro, y luego lo llenamos con agua tibia. Luego mi amigo tuvo que beberse toda la jarra, lo que le llevó como una hora, pues al parecer la medicina sabe como una mezcla de saliva de cabra y limpiador de suelos, eso sí, con un toque de limón. 
Los efectos secundarios, claramente escritos por alguien con un gran sentido del humor, advertían de la posibilidad de que después de ingerir la mezcla, pudiera producirse una ligera evacuación líquida. Visto lo que le pasó a mi amigo es como decir que si saltas desde el balcón puedes experimentar un leve contacto con el suelo. La medicina es un laxante nuclear. No quiero ser demasiado gráfico aquí, pero, ¿recuerdan haber visto por la tele el lanzamiento del trasbordador espacial? Durante una hora maldices que no se hayan inventado las tazas de váter con cinturón de seguridad. Yo, mientras, repasaba el prospecto médico por si habíamos hecho mal, y descubrí que, no sólo lo habíamos hecho bien, sino que hay que beber una segunda jarra. Supongo que los intestinos de mi amigo viajaron al futuro y eliminaron la comida de los próximos años.
Después de una noche llena de acción, por fin mi amigo se durmió. A la mañana siguiente, lo llevé a la clínica. Luego de firmar muchos formularios reconociendo que entendía y que estaba totalmente de acuerdo con lo que le iban a hacer, se lo llevaron a un cuarto para que se pusiera una de esas prendas de hospital diseñadas por pervertidos sádicos, que, cuando te la pones, te hacen sentir aún más desnudo que cuando estás desnudo.
A partir de aquí tuve que esperar en el pasillo. Me entretuve comentándole a una enfermera las aventuras pasadas la noche anterior. Ella me dijo que algunos pacientes añaden vodka a la solución limpiadora para que sepa mejor. Entonces me imaginé a mi amigo demasiado borracho para llegar al baño. Hubiéramos tenido que quemar la casa.
Cuando salió de la operación, con la mejor de mis sonrisas, le pregunté si quería hablar de ello. Me dijo que no podía, pero no por ser un momento traumático, sino porque no se acordaba de nada, cuando entró en el quirófano sonaba Dancing Queen de Abba (no sé si es la canción más apropiada), el anestesista se acercó a él y mi amigo le advirtió: tómelo con calma, doctor, está yendo audazmente donde ningún hombre ha ido antes. Y luego se durmió.
La verdad es que encuentro ahora a mi amigo mucho más relajado. Él no sabe que en Arkansas, ahora estaría legalmente casado con el doctor.


Rugiendo

Estoy corriendo. Lo más rápido que puedo. Hacia la ciudad. Delante veo el puente viejo. Cruza el río y da a la calle principal. Es un viejo puente. Muy viejo. Mi corazón está latiendo rápido. Puedo sentirlo, golpeando contra mi pecho. Estoy respirando con dificultad. Quiero parar. Detenerme, pararme, acostarme, simplemente dejar de correr. Me duelen los músculos. Está detrás de mí, cada vez más cerca. Estoy tan cansado. ¡Dios! Sólo quiero parar. Pero sigo adelante. El puente está cerca. Lo veo. Lo oigo. El golpeteo de sus pasos. No quiero correr más. Me duele mucho. Tengo calambres. ¿Y ahora qué? Siento como que el suelo está temblando. El asfalto está roído. ¿Cuánto tiempo he estado corriendo? Mis zapatos están desgastados. Tienen manchas de pintura en la parte superior. No, es sangre. Sólo cincuenta metros más. Entonces estaré seguro. Sólo tengo que llegar al puente. El suelo está temblando más. Las grietas de la carretera corren por delante de mí hacia el puente. Entonces lo oigo detrás. Casi siento su aliento. Rugiendo.

Medicinas

Acabo de tomarme una sal de frutas. Conclusión: Los fabricantes de medicinas no tienen ni puta idea de cómo saben las frutas.

El concurso

Alvarado Girón, presidente de Honduras, dio la noticia a su esposa lo mejor que pudo. Se tendrían que divorciar el fin de semana. Le habían dado la opción de un divorcio o de estar bajo el agua durante un mes. Las reglas del juego estaban deliberadamente diseñadas para humillar al participante, y las cosas se pondrían más difíciles. El primer ministro de Filipinas estaba de gira con la cara tatuada como un payaso y el presidente de Sudán fue expulsado cuando se negó a proponer a un pollo como ministro de cultura. Sin duda este es el padre de todos realitys: 48 líderes mundiales en un concurso para convertirse en el primer emperador del mundo libre.

La amistad recuperada

Hablaron por teléfono toda la noche, deshicieron la costura que los ataba a otras vidas y taparon las grietas que habían crecido entre ellos. La distancia había hecho que sus diferencias parecieran ahora menos importantes. Cuando las primeras luces de la mañana los golpearon, estaban juntos otra vez, entrelazados.

Las sombras en la paredes

Era verano cuando llegaron. Cuatro de ellos. Eran mitos. Leyendas. Los llamaban las sombras en las paredes. Se contaban historias acerca de ellos. Al rededor de las fogatas. En las noches oscuras de tormenta. Pero eso era todo. Hasta ese día. Me fui a la cama. No podía dormir. La ventana estaba abierta. La luna creciente. Las doce en punto. Primero apareció uno. Su pequeña cabeza, lentamente, se asomó por la ventana. No me moví. Traté de no respirar. Tenía las orejas grandes y el pelo largo. La leyenda era cierta. Miró a su alrededor. Entonces me vio. Sus ojos eran intensamente brillantes. Y parpadeó. ¿Me había visto? No me moví. Entonces, volvió la cabeza al exterior, y apreció otro. Luego otro. Y uno más. Todos en fila. Sólo podía ver las cabezas. Todos iguales. Diferente color de pelo tal vez. Todos a la vez me miraron. Entonces comenzaron a moverse. Entraron. Subieron a la cama. Destaparon mis pies. Noté sus lenguas. Me hacían cosquillas. Hasta que mordieron. Y comieron. Grité. La leyenda era cierta.

Realidad y ficción

Ernesto Bordonau, conductor de autobús, siempre tuvo problemas para distinguir la realidad. De hecho, comprendió la diferencia entre los dibujos animados y la realidad con gran claridad aproximadamente cuatro segundos después de atravesar un círculo negro gigante pintado en una pared. Los pasajeros, a decir verdad, no vivieron lo suficiente para alegrarse por él.

44

Me ha costado cuarenta y tres años y trescientos sesenta y cuatro días de practicar, y practicar y practicar... conseguir llegar a los cuarenta y cuatro. Ahora toca proponerse otras metas... quizá llegar a los cuarenta y cinco. Habrá que ponerse a ello.

Actitud

Yo no tengo un problema de actitud, tú tienes un problema de percepción.

Si morimos hoy

Si morimos hoy, y no queda nadie para velar nuestros huesos, todavía habrá valido la pena.
Si morimos y no hay nadie esperando para reunirse con nosotros, no me importa. 
Todo ha valido la pena.
Cada segundo ha sido precioso.

Badtimes

Si ves un mensaje en su correo electrónico con el asunto "Badtimes," elimínalo inmediatamente sin leerlo. Es el virus más peligroso que existe. Te va a sobreescribir el disco duro. No sólo eso, sino que se borran los discos que están cerca de tu ordenador, hasta 20 metros a la redonda. Se volverá a calibrar el ajuste de frialdad de tu refrigerador para que tu helado se derrita y se cuaje la leche. Se desmagnetizarán las tiras en todas tus tarjetas de crédito, y se rayarán todos los CDs que intentes reproducir. Le dará a tu ex tu nuevo número de teléfono. Se programará el marcador automático del teléfono para llamar sólo a tu madre. Se mezclará anticongelante en tu acuario. Se beberá toda tu cerveza. Te esconderá las llaves del coche cuando llegues tarde e interferirá con la radio para que sólo se escuche el Dúo Dinámico mientras estés en un atasco.
Tendrás pesadillas con enanos de circo. Se reemplazará el champú con desodorante y el desodorante con laca. Se volverán a escribir los archivos de word cambiando todos los verbos a voz pasiva. Dejará el asiento del inodoro mojado y el secador de pelo enchufado peligrosamente cerca de la bañera llena. "Badtimes" es un virus muy malo concebido por gente muy mala. También creo que en Divinity han dicho que es un tono bastante interesante de malva. Ten mucho, mucho miedo.

Protejámonos de los osos

A la luz de la creciente frecuencia de los conflictos detectados entre humanos y osos en el Caminàs, el Departamento de Pesca y Caza del Ayuntamiento está asesorando excursionistas, cazadores y pescadores para que tomen precauciones y se mantengan alerta mientras pasean por tan bucólico paraje.
"Aconsejamos que los paseantes lleven cascabeles ruidosos en su ropa para no asustar a los osos que no se esperan encontrarse con ellos. También asesoramos a los caminantes para que lleven gas pimienta con ellos, por si se produce un encuentro con un oso. También es una buena idea a tener en cuenta las señales de actividad de osos que pueden detectar, para así tomar otro camino. Los usuarios de estos lares deben reconocer la diferencia entre las defecaciones del inofensivo oso negro y el peligroso grizzly. La caca del oso negro es de pequeño tamaño y contiene una gran cantidad de bayas y de piel de ardilla. La caca de oso grizzly contiene cascabeles y huele a pimienta."

El entierro de Antonio

El ataúd de Antonio fue bajado a la tumba. Antonio había planeado su funeral por adelantado, odiaba la idea de ser incinerado y deseaba ser enterrado junto a su hermana. María mantuvo su compostura, si lloraba ahora no podría parar. Frente a ella, sus padres, que no podían ni mirar. Entonces María alzó los brazos, y sus hermanos más jóvenes la sacaron del agujero. Vamos a casa, a la mierda la última voluntad, dijo.

Lucha épica


Y Dios pobló la tierra con brócoli y coliflor y espinacas y verduras verdes y amarillas de todo tipo, por lo que el hombre y la mujer iban a vivir una vida larga y saludable.
Y Satanás creó McDonald. Y McDonald dio a luz el doble de hamburguesa con queso. Y Satanás dijo al hombre: "¿Quieres patatas fritas con esto?" Y el hombre dijo: "Extra grandes" . Y el hombre ganó kilos.
Y Dios creó el yogur saludable, y el hombre pudo mantener su figura.
Y Satanás congeló el yogur, y dio a luz el chocolate, frutos secos y dulces de colores brillantes para poner en el yogur. Y el hombre ganó kilos.
Y Dios dijo: "Probad mi crujiente ensalada fresca."
Y Satanás trajo aderezos cremosos, trocitos de tocino y queso rallado. Y helado de postre. Y el hombre ganó kilos.
Y Dios dijo: "Yo te he enviado vegetales saludables y aceite de oliva con el que cocinar."
Y Satanás trajo un filete de pollo frito de Kentuky tan grande que necesitaba su propio plato. Y el Hombre ganó kilos, y su colesterol malo se fue por las nubes.
Y Dios trajo zapatillas para correr, y el hombre se mostró resuelto a perder esos kilos de más.
Y Satanás trajo la tele con mando a distancia para que el hombre no tuviera que trabajar duro para cambiar del canal Explora a Discovery Max. Y el Hombre ganó kilos.
Y Dios dijo: "Te estás quedando conmigo, Devil".
Y Dios trajo la patata, un vegetal naturalmente bajo en grasa y lleno de nutrientes.
Y Satanás quitó la piel saludable y cortó el centro de almidón y lo metió en la freidora. Y creó la salsa picante. Y el hombre agarró el control remoto y se comió las patatas fritas envueltas en colesterol. Y Satanás vio y dijo: "Está bien."
Y el hombre sufrió un paro cardíaco.
Y Dios suspiró y creó una cirugía de bypass cuádruple...

La bolsa misteriosa

No puedo recordar cada palabra, pero dijo algo como esto:
"Gracias por reunirte conmigo, sé que esto tiene que ser traumático para ti, no te lo puedo decir todo, pero voy a compartir lo que pueda, tengo que concentrarme. Imagina que tienes un secreto, uno tan grande que nadie te va a creer que, incluso si quisieras compartirlo, desahogarte, sería inútil. Ahora, con esto en mente, considera cómo actuarías si la única persona que conoce el secreto acaba de ser asesinado. Sé que esto te supera y no lo entiendes, pero confía en mí, este asesinato ha salvado vidas, muchas más vidas inocentes de lo que te puedes imaginar. Me iré pronto, sólo quería decirte esto antes de irme. Toma esto, aquí encontrarás toda la explicación, lo siento por ser tan misterioso, pero lo comprenderás muy pronto".
Me entregó una bolsa y luego subió al tren. Me quedé atónito, parado, sin hacer nada mientras el tren partía. Entonces aquel hombre apareció por la ventana, parecía agitado y comenzó a enseñarme otra bolsa por la ventana. era igual a la que me había dado a mi. Abrí la que yo tenía y vi que contenía un sándwich y una botella de agua. Corrí tras el tren, pero no lo alcancé. No sé si va a tratar de ponerse en contacto conmigo de nuevo.

La máquina del tiempo

Se quitó la capucha blanca y nos enseñó su cara picada de viruela. El resto de encapuchados mantuvo su anonimato. Sólo algunos asomaban la boca para escupir trozos marrones de tabaco. Nos miraban con odio no disimulado.
Una vez más, la máquina del tiempo nos ha fallado y estamos en un lugar peligroso, para mí y para mi hermosa novia negra.

La nota

La nota era precisa, prosaica: "Es fácil para mí irme ahora, espero que me olvides, aún eres lo suficientemente joven como para olvidar y seguir adelante. Te amo más que todo, más que a mi propia vida, mamá."
Tuvieron que esperar hasta que el fuego se hubiera apagado antes de recuperar el cuerpo. Fue una decisión heroica, tomada sin pensarlo demasiado, en cuanto recibió los resultados del análisis. Puede que así haya salvado a su hijo del contagio.

Mayoría absoluta

La población ha reaccionado con nerviosismo ante la noticia de que cualquier persona con un tono de voz molesto deberá subir al vagón de tren que se especifique, el próximo lunes. También anuncian escaleras separadas en los edificios públicos para las personas que se quejan siempre de lo temprano que se levantaron por la mañana y paso obligatorio por la barbería para los hombres que tratan de dejarse crecer la barba sin tener la testosterona necesaria para que les quede bien. Si usted votó por ellos, es su culpa, ahora tienen mayoría absoluta.

Terrorismo estético

Casi pasó una semana antes de que los cabecillas de la banda fueran encerrados.
Doce víctimas inocentes maquilladas contra de su voluntad.
Dos de ellas fueron rociadas de laca durante un viaje en el autobús, otras cinco habían recibido masajes indios de cabeza en cines y teatros, y otras tantas se encontraron con que tenían las uñas pintadas, mientras hacían cola de pie.
Los terroristas se reinventan.

Ellos

Mantenga la calma, voy a contarle un secreto, un secreto muy grande, más grande que Castellón, más grande que Júpiter. Hay momentos en que el valor de la conciencia ayuda a comprender el funcionamiento del mundo. La conciencia causa cambios fundamentales en lo que es, lo que fue y lo que será. La mayoría de las veces la realidad se escribe sobre el pasado, sin dejar rastro de lo que la ha originado, al igual que cuando se pulsa guardar en lugar de guardar como, y destruyes el documento anterior. Yo tengo conciencia de eso. Sin embargo, a veces, quedan fragmentos que se convierten en folklore, en leyenda. Momentos de déjà-vu. Gracias a eso sabemos que estamos siendo observados, a nuestras espaldas. Son los restos de las realidades que se echaron a la papelera de reciclaje del mundo. Y ahora, ¿por qué estoy aquí? Porque ellos me lo piden. Yo los veo. A esos hombres muertos caminando que me cuentan los errores de la evolución. Voy a irme en diez minutos por la puerta de atrás y no me va a volver a ver. Será liberado por la policía, y entonces puede decidir si decirles lo que le he contado o no, pero tenga en cuenta que las personas que nos rodean no son percibidas por los demás, así que piénselo cuidadosamente. Le dejo con ellos.

La rebelión del clown

Doscientos payasos reunidos aplaudieron con deleite, cada uno tocando su bocina. McDonnell salió de detrás de la cortina, el nuevo y más joven presidente que nunca tuvo la Asociación Clown Europea. Su discurso empezó: "Dejadme empezar por haceros una promesa. Como nuestros antepasados, en Egipto, cuando éramos líderes religiosos y sociales, un día nos levantaremos y recuperaremos nuestras posiciones legítimas, no como bufones, sino como reyes y reinas del nuevo orden mundial " Una ráfaga de pasteles de espuma de afeitar voló hacia el cielo y en alguna parte un payaso anciano con una nariz roja encendió un cigarro explosivo, mientras reía satisfecho.

Fingir el orgasmo

¿Que si me importa si las mujeres fingen el orgasmo?. Pues la verdad, no me preocupa. Hay veces que gracias a la capacidad interpretativa de la mujer puedes ver el partido desde el principio. ¡Ellas que pueden! Un hombre no puede fingir el orgasmo. A no ser que lleves un actimel en el culo, claro.

Acabar antes

Al principio me preocupaba acabar yo y ella no. Pero he encontrado la solución dejando una caja de herramientas bajo la cama. Si yo acabo antes, mientras ella se queja, yo me pongo a arreglar los enchufes, las bisagras de las puertas, los cerrojos... Siempre he sido un manitas. No la satisfago pero le dejo la casa como nueva. Ahora que elija si quiere a un superdotado y que se le caiga el piso a pedazos.

Maquillaje

-Cariño, ¿voy muy maquillada?
-Depende, si vas disfrazada de Dorito no.

Halloween

Halloween es una costumbre americana, vale, pero también es una noche feliz para los niños que, alegres en sus trajes terroríficos, van de casa en casa riendo y pidiendo chucherías. Por eso, a los ochenta y cuatro años de edad, aquel hombre se había decidido a aceptar el cambio en las tradiciones de Todos los Santos, y abrió la puerta sonriendo a los tres niños disfrazados que habían llamado. Pero los niños no querían truco o trato, pedían dinero y cuando el anciano les dijo que no tenía, le dispararon dos tiros. Es lo que tienen las tradiciones americanas.

Panda

Ante la multitud reunida, y como si fuera una estrella de rock metida en un abrigo de piel, Ang, se dirigió a los medios del mundo: "Humanos, en nombre de la Federación de Panda Interestellar les traigo noticias graves" El guardia del zoo escuchó paralizado la radio, mientras Benji le guiñaba un ojo y pensaba: ha llegado nuestra hora.

Memoria RAM

A lo largo de mi vida las cosas importantes han sido sobrescritas por cosas menos importantes. Sé cómo escribir a máquina, pero no puedo recordar lo que se siente al besar. El sabor de sus labios, el olor de su aliento.
Hoy, cuando llegué a la iglesia, y cuando comenzaba la marcha nupcial recibí un correo en mi teléfono. Y ya no sé qué he venido a hacer aquí.

El ladrón

Gracias por darme la oportunidad de hablar contigo. Cuando yo era joven, robaba cosas, pero no cosas pequeñas, como otros niños, cosas grandes como cubos de basura y ancianos. Y yo era muy bueno en eso, me los llevaba y los devolvía antes de que sus propietarios se dieran cuenta, tenía un don se puede decir. He dedicado mi vida a este arte, no lo aprendí de los maestros en la escuela ni nada de eso, ha sido a base de practicar y ahora, yo estoy aquí, y sé que tu estás ahí arriba, mirándome ¿verdad? A través del hueco del ascensor vacío. ¡Mira que no acordarme de devolverlo!

Broma

Mi hermosa esposa tuvo el mejor día de su vida. No sé cómo se le ocurrió lo de los cables de la luz. Desafortunadamente su idea del sentido del humor y la mía son muy diferentes. Que conste que nunca hubiera imaginado que el pelo puede quemar tan rápido. Y que huela tan mal. Creo que a veces aún sonríe cuando la enfermera nos deja solos.

Taj Mahal

El Taj Mahal comenzó a derretirse.
Jonas Murray envió un mensaje a su mujer, no ganaría el trofeo de escultura de arena este año.

Más suave que el aire

Más suave que el aire.
Estamos juntos, nuestros pies en las olas,
mientras las personas miran hacia otro lado.

Fragilidad

Le tomó dieciocho minutos llegar al hospital. Al llegar le habían llevado rápidamente a una pequeña habitación y le habían dado una bebida caliente. Nadie había pensado en preguntarle si tenía sed, pero estaba agradecido por el pequeño gesto de amabilidad, tal vez innecesario. El hombre parecía dormido. Su mano se sentía fría, sabía que aún estaba vivo porque el monitor y las enfermeras se lo dijeron. No pasaría mucho tiempo sin embargo, no había ninguna posibilidad de recuperación. Durante un poco más de una hora se aferró a él para que no estuviera solo. Fuera el mundo comenzó a despertar, el tráfico sonaba cada vez más fuerte cuando el hombre dejó de respirar. Sostuvo su mano durante unos minutos más y luego se la puso sobre el pecho y apretó el botón para llamar a la enfermera. Era la primera persona muerta que veía y le había sorprendido la facilidad con que pasan estas cosas. Pasar de la vida a la muerte podía depender únicamente de tropezar o no en una acera.

Beso en el bosque

Un miércoles de principio de mes:
Ella me dio un beso. No había nadie allí para presenciarlo. Nunca me besó de nuevo. La idea de no haber sido besado nunca me deprimía, pero la idea de no ser besado otra vez era insoportable.
Me decidí por no hablar de ello una vez hubiera regresado del bosque.
Volvemos a estar solos todas las semanas, pero ya sólo somos conocidos, amigos, tal vez. Yo la miro insinuante, pero ella no reacciona.
Un viernes de final de mes:
Ha salido en las noticias de hoy. Ya la han identificado. La culpa es de él, ese ciclista que ha encontrado el cadáver. Por su culpa se ha desvanecido mi última oportunidad de ser feliz.

Cambios legislativos en el Principado de Veo

El principado de Veo se encuentra en un estado de agitación social tras el reciente anuncio de que todas las tierras públicas pasarán a estar bajo la propiedad del duque de Alcudia. Este cambio en la política tradicional del principado fue anunciado en vivo en la televisión local la noche del sábado. La retransmisión mostró al propio príncipe, con los ojos vendados, lanzando jabalinas a los cisnes del embalse de Benitandús, cada uno de los cuales había sido marcado con un emblema que hacía referencia a una propuesta concreta para un cambio legislativo. Que el cisne que llevaba el emblema de poner bajo las órdenes del duque de Alcudia las tierras comunales tuviera la mala suerte de morir, ha salvado a los habitantes del principado de Veo de tener que usar bigotes falsos durante los días pares, otra de las propuestas presentadas, lo que ha sido anunciado por el príncipe como un motivo para que todos estén agradecidos.

Aforismo del jean

No juzgues el pantalón sin haber visto el culo.

La caja

Patricia echó una mirada en su nueva casa y no le gustó. Todo era muy viejo y rancio. A Patricia no le gustaba irse de su anterior casa y alejarse de sus amigos. "Ven y mira tu nuevo hogar", dijo su madre. Se asomó a su habitación. En una esquina vio una gran caja acostada, más larga que alta era su madre y cubierta con una gruesa capa de polvo. Su madre apartó de parte del polvo con el pañuelo, abrió la caja y dio un grito. Efectivamente, perdió a sus amigos para siempre.

Ordinario


Llamadme ordinario, pero muchas veces pienso que las conversaciones incómodas con gente muy pesada se solucionarían con un: ups, lo siento, me estoy cagando.

Hasta luego Papá

El sonido de la sirena llenó el aire, despertando al vecindario. Benedito escupió sangre sobre la grava salpicando los pies del cadáver de su esposa. Se quedó allí y esperó a que llegara la policía, con la respiración pesada. Las cortinas se movieron alrededor de la ventana de la casa cuando el coche de la policía llegó al fin. Benedito se volvió y saludó con la mano a su hija antes de caminar hacia el coche, con los brazos en alto. La niña abrió la ventana y gritó: "Hasta luego Papá"

Atraparla

No dejo de pensar en un plan para atraparla.
El mayor problema es conseguir salir de aquí.
Corre tan rápido que no sé si seré capaz de cogerla.
Ya han pasado cuatro meses desde que nos conocimos.
El mayor problema es que corre muy rápido.
Fugaz.
He pasado cuatro meses trabajando en este plan.
El mayor problema es capturarla. 
La veo todos los días ahora.
Ya han pasado cuatro meses desde que ella murió, desde que la maté, pero todavía la veo, siempre sola, desde mi encierro, siempre huyendo. 

Amor sin distancias

El amor ya no entiende de distancias. Ellos se conocieron en un sitio de citas web, se hicieron amigos en el Facebook, tuvieron largas charlas en el Whatsapp, él se declaró por Skype e iniciaron una relación en Viber. Se casaron por Twitter, se divirtieron en Tango, compraron un hijo en Amazon y lo pagaron por Paypal.
Esta historia se puede comprar en Ebay.

Picor

El picor es una de las reacciones más caprichosas del ser humano. No el que te produce la picadura de un insecto, digo ese que da de repente, como si una fuerza divina te mandara el picor. Y siempre te pasa en una parte del cuerpo a la que no llegas a rascarte, y vas restregándote por los marcos de las puertas, que pareces una bailarina de striptease. Bueno, en mi caso, mejor un oso desahogándose contra un árbol.

La relatividad del miedo

-Hola guapa, ¿no te da miedo andar sola por aquí, tan oscuro a estas horas de la noche?
-Pues no, qué va... bueno ahora no, cuando estaba viva sí, claro, pero ahora no.
-Joder.

Aprecio

Me gustas, te aprecio, pero como se aprecia un cuadro de Dalí, uno de esos que hay que ver de lejos para entenderlo.

Encuentro fugaz de una noche de verano

Vienes todas las noches y luego te vas sin despedirte siquiera. Ronroneante. Me la chupas y desapareces. Pero esta noche te esperaré despierto. Espero pillarte y te arrinconaré contra la pared. No te escaparás, maldito mosquito de mierda.

Besayunar

Besayunar: dícese del acto voluntario de no tomar el desayuno, ayunando porque prefieres quedarte en la cama besando.

Fornicar

No sé si será por la falta de uso, pero a mi fornicar me suena a nombre de concesionario de coches.

Besos

Quiero besar tus labios apasionadamente y luego, lentamente, ir subiendo hasta tu boca.

Venganza

No me gusta ser vengativo. No porque sea un buen tío, básicamente es por pereza. Soy un vago y prefiero sentarme en el sofá tranquilamente a ver si el karma te jode la vida.

Iluminati

Ante los rumores y comentarios acerca de si soy un jesuita iluminati del lado oscuro, que paso mis noches custodiando los archivos secretos del séptimo sótano del Vaticano, vestido con una sotana hasta los pies y armado con una metralleta, sólo te puedo decir que de mi vida privada no hablo. Y más vale que tú tampoco. A buen entendedor pocas palabras bastan. Además, esta entrada no ha sido escrita, es producto de tu imaginación.

A veces pasa: una historia sobre el efecto mariposa

Antonio Pérez Cano, de nacionalidad española, casado, de 73 años de edad, fue corneado en la pierna derecha en el séptimo encierro de los Sanfermines de Pamplona de este año, aunque el incidente ocurrió realmente en Balham, al sur de Londres, mientras estaba comprando quesos.
Antonio Pérez Cano es natural de Correpoco (busquen ustedes la población cántabra y verán como es real), razón por la cual desde que se jubiló, y en un afán por reivindicar lo incoherente del nombre de su villa natal, pasa las vacaciones de verano en Pamplona, donde cada año y a pesar de su avanzada edad, desarrolla una impecable a la vez que frenética carrera por las calles empedradas de la antigua ciudad de Pompelon (como la llamaron Estrabón o Ptolomeo) delante de los toros.
Este año el señor Pérez Cano cedió ante las críticas de su esposa, preocupada por los riesgos que su cruzada toponímica suponía, y decidió disfrutar de las delicias del suroeste de Londres, emprendiendo una gira por Tooting, Balham y Clapham, culminando el tour pasando unos días en Brixton. Fue mientras visitaba Balham (que como todo el mundo sabe es un barrio del suroeste de Londres caracterizado por la simpleza de sus casas victorianas y sus tabernas, al tiempo que posee una atmósfera amigable y una gran población polaca) cuando se produjo el incidente.
Siendo su esposa doña Catalina Sánchez Carvajal una aficionada sin par, una fan, incluso una hooligan diría yo, de los quesos británicos, especialmente del conocido como Primula, variedad del cheddar famosa por llevar integrados trozos de jamón en el mismo, así como por su consistencia y densidad que hace que pueda ser fácilmente aplicado sobre galletas convencionales; y conociendo que es difícil de encontrar en el continente, la señora Sánchez Carvajal solicitó vehementemente a su esposo el señor Pérez Cano que se dirigiera presuroso a un supermercado local donde había una oferta de dos por uno.
No se imaginaba el señor Pérez Cano que se iba a encontrar con la zona de quesos invadida por una masa de pensionistas autóctonos y miembros de una asociación vecinal polaca decididos a comprar la mayor cantidad posible de tubos de tan delicado manjar. Fue durante la refriega por el pinrel cuando don Antonio resultó corneado en la pierna por el paraguas de doña Marjorie Hemingway, de 78 años de edad, de ascendencia anglosajona como indica su apellido y su pelaje albahío, exactamente al mismo tiempo en que los astados de la ganadería Fuente Ymbro protagonizaban un dramático y agónico séptimo encierro de San Fermín. Una multitud de compradores situados en el callejón que conducía al despacho de quesos bloquearon la entrada, causando un angustioso tapón de gente y provocando, en ese tramo, al menos 19 heridos, aunque ninguno grave.
He de destacar que Ernest Hemingway escribió sobre los encierros de Pamplona en su novela de 1926 The Sun Also Rises, publicada en España bajo el título Fiesta. Hasta aquí sólo cabría alertar de la coincidencia de apellidos entre el escritor y la agresora involuntaria, pero es que sorprendentemente doña Majorie Hemmigway también escribió un artículo para el boletín del Instituto Local Femenino titulado Get Free Groceries en el que animaba a las personas a buscar gangas en los supermercados locales por la mañana temprano. La novela de don Ernesto tuvo un efecto sorprendente en la popularización internacional de los Sanfermines, al igual que el artículo de doña Margarita en la presencia masiva de jubiladas en los comercios de la zona.
Cuando se le advirtió de tal efecto mariposa a don Antonio Pérez Cano, así como de la influencia del apellido Hemingway en su vida, éste se encogió de hombros y declaró: “a veces pasa”.

Publicado en Castelló al mes, octubre de 2013.

La ayudante. Microrrelato ganador del III Concurso de la editorial ACEN

Ahora voy a hacer desaparecer a mi hermosa ayudante, exclamó Marvin el Magnífico. La chica se metió en la caja, cerró los ojos y se dispuso a caer por la trampilla bajo el escenario. Hubo una sacudida, y la ayudante abrió los ojos. No estaba bajo el escenario. No sabía dónde estaba.

Vegetarianos

Me gustaría que una planta carnívora mordiera un vegetariano. Sería como una venganza.

La novia del colega

La novia de un colega es sagrada. Jamás, repito, jamás debes acostarte con la novia de un amigo sin haber conseguido que rompieran antes.

El amor y el conocimiento

Las parejas que hablan distinto idioma antes o después se separan. Sólo se soportan mientras ninguno de los dos domina totalmente el idioma del otro y por lo tanto no terminan de entenderse del todo. Cuando por fin lo hacen, empiezan los problemas. Y es que el conocimiento es el fin del misterio.

Sexo y chocolate

Puedes probar el chocolate como sustituto del sexo, pero te advierto que los toblerones se rompen fácilmente.

La superioridad de las mujeres

Si las mujeres son capaces de hacer dos cosas a la vez podrían probar a tener sexo y dolor de cabeza al mismo tiempo. Sería una demostración de superioridad aceptable para los hombres.


Estudiante zurdo


Hoy me ha dicho un estudiante zurdo que él podría ir a España a terminar sus estudios sin problemas, y tiene razón, en España lo que se viola todos los días son los derechos.

En la boca

-¿Quieres que cuando me lo meta en la boca te mire a los ojos?
-Por última vez, señor conductor, déjese de tonterías y sople hasta que la luz se ponga verde. Un poco de respeto a la Guardia Civil.

Pizza

La caja de pizza es cuadrada, la pizza es redonda, el trozo de pizza es una sección triangular. ¿Es que algo tiene sentido en esta vida?

Usted está aquí y ahora



Salto mortal

-El otro día Juan hizo un salto mortal en la piscina.
-¿Practica la natación?
-Practicaba, ya te he dicho.

La palmada de Cristo

-Padre Dios, vale que me mandes a la tierra como un hombre, vale que me torturen y me maten, pero si te parece, cuando no pueda más, me vuelves a convertir en Dios, que tampoco hay que exagerar y los hombres no se van a dar cuenta.

-Está bien Jesús, cuando no puedas más me avisas… das una palmada.

Tanto en común

Tenemos tanto en común... a ti te gusta viajar... a mi me encantaría que te fueras a la mierda...

La felicidad, poco a poco

Se puede tener todo en la vida, pero sólo si no se tiene todo a la vez se puede alcanzar la felicidad. Dice Jhon Stuart Mill en El utilitarismo, que los principales factores de una vida, sino feliz, sí satisfactoria, son la tranquilidad y la emoción. Poseyendo mucha tranquilidad, económica, sentimental o de cualquier clase, muchos encuentran que pueden ser felices. Con mucha emoción otros pueden experimentar lo que es realmente sentirse vivos. Pero es el deseo de casi todos intentar reunir las dos cosas sin que sean incompatibles, es decir, no teniéndolas a la vez. La prolongación de una es una preparación para el deseo y la excitación de la otra. Sólo aquellos para los que la indolencia se convierte en un vicio no desearía emociones después de un periodo de tranquilidad. Sólo aquellos para los que la necesidad de emociones es una enfermedad experimentan la tranquilidad que sigue a las emociones como aburrida y estúpida en lugar de placentera en relación directa con la emoción que le precedió. Así que yo lo quiero todo, pero poco a poco y una cosa tras otra.

Cerveza

La cerveza es una prueba de que Dios nos ama y nos quiere ver felices. 
En nómina del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Medir las palabras

Si no mides tus palabras vas a ver qué divertido va a ser cuando te las tengas que meter por detrás.

Tráfico

Hay tres tipos de tráfico, a saber: el de automóviles, el de estupefacientes y el de influencias. En España dos de los tres van de categoría. Adivina.

Ginecólogo

-Lo siento cariño, pero mi ginecólogo me dice que no puedo tener sexo en dos meses.
-¿Y tu dentista?

Ejecución

-¿Ya ha visto como mi hijo toca el violín? ¿A que la ejecución es perfecta?

-Hombre, perfecta… me parece exagerado, yo no lo ejecutaría, igual con un par de hostias tiene bastante.

Porno por internet

-No sé porqué ves tantos programas de cocina en la tele si luego no sabes cocinar.

-Bueno, tú ves porno por Internet… y no digo nada más.

Cuestión de estética

-No entiendo como no encuentro pareja.
-¿Has probado a afeitarte el bigote?
-¿Tú crees?      

-Hazme caso Maribel.

Lo desconocido

No se consigue aprender nada, a menos que se parta de lo conocido hacia lo desconocido. Conocer es poder. Ocultar solo es retrasar el desastre

Educación

-Oye, dime la hora.
-Lo primero, cuide sus modales y hábleme de usted.
-¿Cómo te voy a hablar de mi si ni nos conocemos, tío?

El telegrama cedido

Como mi hijo Adrián cumple hoy 15 años, el telegrama diario lo escribe él:
Cuando le dijo que quería "pa to la vida", ella pensó que era un garrulo que además se había comido el "te" delante. Suelo supo que en el chino donde se encontraban eran famosos por una variedad del pato laqueado al que llamaban "a la vida".

Venirse

Mientras ella aún estaba de ida, él ya se había venido. Era un hombre de mundo.

He visto a Dios

He soñado que me moría y me iba al cielo. Y para mi sorpresa me recibe Dios y resulta que es coreano. Pues vaya, yo quería preguntarle, así a bote pronto, cómo dispuso las cosas para que partículas infinitesimales se unieran y crearan la vida, lo cual es un modelo ordenado de desarrollo sostenible, y va y él no habla mi idioma. Un fiasco. Yo creía que con Dios podrías hablar de todo. Bueno, de todo menos de manzanas, con las manzanas se pone como loco.

En la entrevista de trabajo

-¿Sexo?
-Sí por favor.
-Estamos en una entrevista de trabajo. Digo que si masculino o femenino.
-Femenino hombre, lo prefiero femenino, ¿no ve que soy un tío?

                                              

La bestia

-La bestia ruge como si estuviera ardiendo sumergida en aceite caliente, pero no me asusta...
-Cariño ¿le has cortado el agua caliente a mi madre mientras se ducha?
-Uy, lo siento... (la aventura continuará, el caballero del dragón no se dará nunca por vencido)

Lo que nos gusta

Una vez me dijeron que nunca se es demasiado mayor para hacer lo que a uno le gusta. Ahora piensa en una cosa que les guste hacer a todos, pues bien, yo ya no lo hago ni tanto ni tan bien como hace veinte años, así que la anterior afirmación es totalmente errónea.

No juegues con el corazón

Me dijo: no juegues con el corazón de una mujer, sólo tiene uno. Y yo pensé, mejor juego con sus tetas entonces, que tiene dos.

En la cama

Soy buenísimo en la cama, aguanto horas y horas durmiendo.

Gatos

Si los gatos tienen siete vidas, ser un gato suicida debe ser muy jodido.

Secuela

Una secuela es la segunda parte de una película o una novela.
Y también lo que se grita cuando se te cae el móvil en la taza del váter.

Chiste viejo

(Transcripción de un viejo chiste en la consulta del ginecólogo)

Mi mujer y yo queremos tener condescendencia y no podemos. O yo soy omnipotente o ella es histérica. Yo creo que es ella porque le diagnosticaron la vajilla rota y la emperatriz subida. También está operada de la basílica balear, pero no sé si eso tendrá que ver. Nos han hecho coreografías y no sale nada. Y hacemos vida marítima, todos los días hacemos el cojito. Pero ya te digo que creo que ella es frigorífica y por eso no llega al orégano.

Reto de hoy

Reto de hoy: entra en una farmacia donde haya alguna señora, pide cien condones y cuando la señora sonría irónicamente, te giras lentamente a mirarla, y sin apartar tus ojos de ella dices: que sean ciento uno.

Cuenca

-Es bonita tu habitación. No sabía que eras de Cuenca. ¡Cuántas fotos de Cuenca! ¿Y eso?

-Tú ponte cómoda.

Tengo que preguntarte algo

Siempre que una mujer me dice “tengo que preguntarte algo”, espero que sea ¿te gusta como me quedan las ingles brasileñas? Pero, no, eso nunca pasa.

La metamorfosis de don José Cayetano Cuesta

Un lunes a las ocho de la mañana don José Cayetano Cuesta fue al ministerio con la intención de hablar directamente con el ministro. Don José Cayetano Cuesta había sido siempre un ciudadano ejemplar, destacado miembro de varias asociaciones culturales y agrupaciones vecinales, seguidor obediente de las normas sociales. En información le indicaron que debía subir hasta el sexto piso. Don José Cayetano Cuesta obedeció y siguió como siempre las normas, lo que le condujo a una recepción atestada de gente que iba y venía de manera esquizofrénica. Allí, una señorita muy amable le dijo que el señor ministro no estaba, que volviera mañana. Don José Cayetano Cuesta obedeció y siguió como siempre las normas. El martes a las ocho de la mañana Don José Cayetano Cuesta llegó al ministerio y subió directamente al sexto piso. La amable señorita le informó de que el señor ministro estaba en una reunión, por lo que no podría atenderle, sugiriéndole regresara otro día. Don José Cayetano Cuesta obedeció y siguió como siempre las normas. El miércoles a las ocho de la mañana Don José Cayetano Cuesta, una vez en la recepción, se enteró por boca de la amable señorita de que el señor ministro había salido de viaje. Don José Cayetano Cuesta obedeció y siguió como siempre las normas. El jueves a las ocho de la mañana la amable señorita del sexto piso informó a don José Cayetano Cuesta de que el ministro sí estaba pero muy ocupado. Don José Cayetano Cuesta obedeció y siguió como siempre las normas, así que preguntó si podía esperar. La amable señorita le advirtió de que el señor ministro podría tardar. No importaba, don José Cayetano Cuesta no iba a volver, iba a esperarlo. Pasaron las horas y don José Cayetano Cuesta seguía allí sentado, donde le indicó la amable señorita, junto a una frondosa planta. Nadie lo miró en ningún momento, parecía transparente, invisible. Y pasó el tiempo. Don José Cayetano Cuesta perdió la cuenta de los días, allí en el banquito era difícil saber si era lunes o jueves, porque todo era igual a la jornada anterior y a la siguiente. La única diferencia era la planta, que crecía despreocupadamente. Un día don José Cayetano Cuesta vio al señor ministro entrar en el despacho y quiso levantarse pero no pudo. Creyó que era una especie de entumecimiento total, ya que no sólo no podía alzarse, sino que no era capaz de despegar las manos del regazo ni los pies del suelo. Desde las manos de don José Cayetano Cuesta salían pequeñas raíces que se incrustaban en el pantalón, fundiéndose con la tela. Otras aparecían en sus zapatos rotos y se adherían con firmeza al suelo; algunas, las más finas, habían comenzado a meterse entre los resquicios de los azulejos. Don José Cayetano Cuesta quiso quejarse, no entendía qué le pasada, a él que había seguido siempre obedientemente las normas. Don José Cayetano Cuesta quiso gritar, pero no pudo despegar lo labios. Algunos días después, sus manos eran parte del pantalón y ni siquiera él hubiera podido reconocer alguna forma en lo que antes eran dedos. Pero ya no le importaba. Seguía esperando, pero ya no al ministro, ni siquiera recordaba el motivo de la espera. Ahora esperaba otra cosa, pero mucho más ansioso que antes, anhelaba los días en que las normas marcaban que tocaba regar. La amable señorita de la recepción, que siembre había obedecido y seguido las normas, cogió la baja, tenía la extraña sensación de que la observaban.
Publicado en Castelló al mes, 2013.

Reencarnación

Yo creo en la reencarnación. La de las uñas de los pies. Esas si que se encarnan.

A tontas y a locas.

-Yo no soy de esos. No me gusta ir por ahí fornicando a tontas y a locas.

-¿Lo has probado con inteligentes y cuerdas?

Perdonar

Perdonar es cristiano, incluso divino.
Pero mandar a la mierda es sensacional.

Maletas

¿Por qué en un aeropuerto tu maleta nunca sale entre las cinco primeras? Es más, nadie coge ninguna de las cinco primeras maletas que salen en la cinta. Yo creo que las ponen los del aeropuerto, pero no sé aún con qué finalidad.

Desilusiones

Nunca he criado un Pokemon, ni he recibido una carta de Hogwarts, ni he sido jinete de un dragón, ni he llegado a convertirme en Jedi. Como este año no venga Morfeo y me diga que soy el elegido voy a tener que plantearme seriamente madurar.

Algunas mujeres

Algunas mujeres creen que con una felación a tiempo lo pueden arreglar todo...
Y sí, va a ser verdad.

Cirugías

Hay mujeres que se extirpan las costillas flotantes para que se les marque más la cintura. Pues me parece exagerado, es como si yo me cortara las piernas para que el pene me llegara al suelo.

Carreras de futuro

A la mierda los estudios, si quieres forrarte hazte narco. Y si no tienes escrúpulos hazte político.

Interlocutores

Si pudiéramos escuchar lo que se dice treinta segundos después de colgar el teléfono, no tendríamos amigos, ni pareja, ni familia, ni trabajo...

Idiomas

-¿Experiencia laboral?
-Trabajé como repartidor de Telepizza y llegué a entregar quince pizzas en una sóla noche.
-¿Idiomas?

-No, sólo di quince, ¿le parecen pocas?

Perdido en tu mirada

-¿Te has perdido alguna vez?
-Si.
-¿Dónde?
-En tu mirada.
-Guau, ¿en serio?

-No tonta, en la feria cuando tenía cuatro años.

Tenemos que hablar (versión con final feliz)

Es cierto que ya no era joven, que su cabello escaseaba, y que le había crecido una barriguita notable, pero, a pesar de la inercia del tiempo que patina cualquier relación, seguía enamorado de la mujer con la que se casó. Por eso cuando aquella mañana ella le espetó un "tenemos que hablar", se puso nervioso, no dejó de pensar que si ella necesitaba contarle algo importante, era sin duda que se había cansado de él. Y claro, era culpa suya, por no cuidar de las cosas, por dejar pasar el tiempo pensando que la seguridad de su compañía sería eterna. Volvió deprimido del trabajo, y al sentarse a la mesa a comer, ella, sin más preámbulos, y tal como él se lo había imaginado, le dijo que había conocido otra persona. Él se quedó mirando fijamente el plato de sopa, sin atreverse a levantar la cabeza, a enfrentarse a ella, intentando no pensar en lo que significaban aquellas palabras. Ella alzó la voz para preguntarle: -¿me me estás escuchando? Él siguió sin contestar, sin querer oír. Entonces ella dijo: Préstame atención porque no lo voy a repetir y necesito que me contestes de forma clara: ella se llama Matilde y mi pregunta es si te gustan los tríos.

Cobrar por horas

Un amigo me ha pedido que le escriba un texto para una crítica de arte. Le he preguntado que cuántas palabras necesita, para ver lo que le va a costar, que eso depende de las horas que me cueste parirla, y me ha preguntado ofendido ¿pero me vas a cobrar? Es mi trabajo, le he contestado. ¿Y los años de amistad? Me ha reclamado. A lo que le he dicho que no, que esos no se los voy a cobrar, aunque debería.

Ojos rojos

-Cariño, tienes los ojos rojos.
-Vale, lo confieso, he estado fumando marihuana, soy un drogadicto, perdóname.
-A mi no me engañas, tu has estado viendo Titanic, mariconaso.

Preguntas a un escritor

-¿Tienes muchos libros escritos?

-Muchos, yo todos me los compro escritos, tengo estanterías llenas.

Descripción del asombroso nacimiento de un biólogo

Cuando un monólogo es interrumpido por otra persona que entabla conversación con la primera, nace un biólogo.

Recordando Les Luthiers

-¿Es usted pastor?
- Sí, de ovejas.
-¿Cuántas cabezas?
-Una por oveja.
-No me ha entendido, quiero decir ¿cuántas ovejas tiene?
-Una por cabeza. Es broma, tengo cien.
-¿Y las cría para lana?

-Cincuenta y cinco para lana y cuarenta y cinco poliéster.

Conversación en la romería del Salvador

-Yo peco, peco mucho, pero no me arrepiento, por más que lo intento no logro arrepentirme.

-Hazte católico. Tarde o temprano te arrepentirás.

Ragatanga

-Soy el exorcista.
-Gracias por venir, mi hija está poseída por el ritmo ragatanga.
-¿Y la goza?
-Y la baila.

-Dios, si que es grave. Un caso complicado.

Enemigos

Querido enemigo mio, si tienes algún problema conmigo te agradecería que actuásemos de manera racional, por favor, escríbelo en un papel, lo encierras en un sobre, lo doblas y luego ya te lo puedes meter por donde tu sabes.

Accidente de avión

Si muero en un accidente de avión me gustaría que no viajase conmigo nadie famoso. No me gustaría que en las noticias dijeran: accidente de avión, muere Julio Iglesias y doscientos pasajeros más. Joder, si me muero, por una vez quiero ser el protagonista, o al menos tan importante como el resto de difuntos.

Post

Siempre que veo un buen post me digo. ¿cómo no se me ha ocurrido antes a mi?. ¡Qué frustración! Luego lo plagio y ya se me pasa.

Consejo de hoy

Mi consejo de hoy: si alguien te odia sin razón, no seas mala persona, dale razones, hombre, que uno se arrepiente más veces de ser buena persona que de ser un hijo de puta.

Reflexión meditada

He estado reflexionando mucho, con calma y tranquilidad, sobre aquello de lo hablamos y he llegado a la meditada conclusión de que yo tenía razón y tú te callas de una puta vez.

Inmadurez

Sainte-Bauve decía que uno se endurece por partes y se pudre en otras, pero jamás se madura.

Historia de un hombre bueno

Hubo un tiempo en que su madre le bañaba y le daba de comer, lo abrazaba y lo amaba. Creció, como todos los niños lo hacen, pasó por la escuela y hasta por la universidad. Estudió, se convirtió en profesor, conoció y se casó con su amor, se convirtió en un padre, en un buen hombre, responsable y familiar, hasta que se disparó en la boca.

La/el cura

A veces me pregunto si es que la pederastia tiene cura o es que siempre tiene cura.

La oreja en la entrepierna

Dicen los antiguos que si pones la oreja en la entrepierna de un extraño en un parque un día se sol, podrás oír claramente: ¿pero qué cojones estás haciendo tío?

La vida

Si la vida fuese más vida, la muerte seria menos inmensa.

Amazonía

El otro día estuve en el museo Pio Aza sobre la Amazonía y descubrí que las tribus de allá no conocen el concepto de gracias, porque todo es de todos, así que no hay que agradecer nada por algo que es tuyo. Gracias.

(Foto Perú Travel)

Diecisiete años

Yo, a los diecisiete años, era algo así como un snob cultural. Vamos lo que se dice un pedante y un grandísimo estúpido. Ahora ya no. Ya no tengo diecisiete años, quiero decir. Quien tuviera diecisiete años para ser un estúpido con la excusa de la edad (y poder volver a peinar tupé). 

El descanso del político

Necesito tomarme vacaciones de mí mismo, pensó el político mientras se subía las medias y se calzaba los zapatos de tacón de aguja.

Preguntas

Esas preguntas filosóficas que uno se hace sin lograr encontrar una respuesta convincente: 
¿En las películas de la segunda guerra mundial, por qué los kamikaces llevaban casco? 
¿Es peligroso masturbarse debajo de una manta eléctrica? 
¿Cómo saben los ciegos cuando han acabado de limpiarse el culo? 
¿Cuando te haces una foto al lado de Mickey Mouse, el hombre de dentro del disfraz está sonriendo? 
¿Si el mar está lleno de esponjas, hasta dónde llegaría el nivel del agua si no fuese por ellas?