Armas

El examen más riguroso debería de ser el de la obtención del permiso de armas. Yo soy partidario de que para obtener el permiso de armas, las autoridades dispusieran un test psicológico tan estricto, que aquellos que lo pasaran fueran lo suficientemente inteligentes para darse cuenta de que las armas no les hacían ni puñetera falta.

2 comentarios:

jinquer dijo...

el coche, ¿es un arma?

Miguel dijo...

Efectivamente. Ojalá se pudiera hacer comprender a la gente que las armas son una cosa muy seria. Y que las carga el diablo.

Una abraçada.

Publicar un comentario