La aventura


En una película antigua, una esposa salió al encuentro de la amante de su marido. Le dijo que para ella, su marido no era más que un capricho, mientras que tras años de matrimonio, aún seguía amándolo. La amante, conmovida, dejó que la esposa tomara su lugar en la cita nocturna que iban a tener, y el marido, a oscuras, hizo el amor con su mujer pensando que era la otra. A la mañana siguiente, arrepentido y consciente de que había sido una aventura pasajera, el marido volvía con su esposa. Aquí terminaba la película, pero yo me pregunto, ¿si en lugar de ser la esposa hubiera sido la amante la que hubiera acudido a la cita, y ésta fuera un animal sexual, el marido se hubiera arrepentido? ¿No será que la esposa era tan mala en la cama del hotel como en casa y puestos a tener lo mismo, pues se queda en casita que es más cómodo?. No soy lo que se dice un romántico, ¿no?.

5 comentarios:

jinquer dijo...

Yo sin luz, ni agua me llevo a la boca

jinquer dijo...

Yo sin luz, ni agua me llevo a la boca

jinquer dijo...

Yo sin luz, ni agua me llevo a la boca

jinquer dijo...

Yo sin luz, ni agua me llevo a la boca

jinquer dijo...

Yo sin luz, ni agua me llevo a la boca

Publicar un comentario