Sin corazón

Conocí a un tipo que no tenía corazón. Esto resultaba descorazonador para sus amistades, quienes le reprochaban su falta de tacto y mala fe. En resumen, le acusaban de no tener corazón. La familia le dio la espalda al tipo sin corazón y a los que se quejaban de él les dio la razón de corazón, vamos la co-razón. Pero el tipo siguió ofendiendo gravemente a todo el mundo. También hablaba mal de ti, no te creas.

2 comentarios:

Julito Chés dijo...

Pues yo conocí a un amigo que tenía hígado y medio. No había manera de emborracharlo y siempre se quedaba tan fresco con la más guapa al final de la farra. Por esta razón le odiábamos todos aunque en el fondo tenía muy buen corazón.

Joan Feliu Franch dijo...

@Julito Chés Gracias Julio, esa es otra víscera a la que le debería dedicar un telegrama.

Publicar un comentario