El accidente de aviación


En su último y desesperado intento de aterrizaje, el avión con los estudiantes del máster de la paz en su viaje fin de curso fue lanzado fuera de la pista por los fuertes vientos transversales, se dirigió hacia el acantilado y cayó sin control. Los pasajeros gritaron horrorizados al ver sus vidas pasar en un segundo, un segundo en el que pareció que el tiempo se detenía. Y así fue. El tiempo cesó su inexorable marcha por alguna extraña razón.  La puerta del avión se abrió lentamente. La luz que se proyectaba desde fuera era tan radiante como el sol. Los pasajeros del vuelo vieron como entraban sonrientes personas de trajes plateados que los tomaban de la mano y los invitaban a salir del avión. Fueron llevados a un gran salón donde los estaba esperando una multitud que les aplaudía y vitoreaba como a unos verdaderos héroes. Y lo eran, pues habían sido salvados de la muerte para poder cumplir una misión, ser partes de la reconstrucción de la raza humana en un mundo más allá de todo lo conocido,  libres de todos los vicios y la maldad del nuestro. Serían parte, junto con otros cientos de hombres justos y buenos, de la formación y desarrollo de una nueva y mejorada sociedad humana, más allá de los tiempos. En el avión, los hombres de los trajes plateados completaban la labor colocando cuerpos inertes en los asientos, cuerpos sin vida, sólo las cáscaras vacías para que nadie preguntara nada, para que nuestro  mundo siguiera su camino sintiéndose solamente un poco mas sólo.

1 comentarios:

jinquer dijo...

molt bonic, ni aletes has posat.

Publicar un comentario