Un Dios para todos


Cansados de tanto odio e intolerancia, los líderes religiosos inventaron un dios que nos uniese a todos. 
Y a quien no estuvo de acuerdo lo ejecutaron sumariamente.

1 comentarios:

jinquer dijo...

cuando el silencio elude la ejecución, callar es virtud.

Publicar un comentario