El retraso

Se despertó con un sobresalto. Se dio cuenta de que había dormido hasta tarde, e iba a perder su crucero. Se vistió rápidamente, cogió su maleta, y llegó al puerto en menos de quince minutos. Pero era demasiado tarde. Se quedó mirando con tristeza al Titanic zarpar.

2 comentarios:

Nika Nikitta dijo...

Dias más tarde besó mil veces su viejo despertador...

Joan Feliu Franch dijo...

@Nika Nikitta ¡qué bonito!

Publicar un comentario