La sonrisa

Ella terminó de utilizar la trituradora de madera. Al poco tiempo oyó el timbre de la puerta. Estamos aquí para hacerle algunas preguntas acerca de la desaparición de su marido, dijo el oficial de policía. ¿Tiene usted alguna información? No, lo siento, respondió ella, amagando una sonrisa.

1 comentarios:

Julito Chés dijo...

Amagar y no dar, sólo mostrar la intención, pero no actuar.
Pero parece que ella ya había hecho lo que tenía que hacer, así que no amagó sino más bien ocultó la sonrisa y alguna que otra cosa.

Publicar un comentario